top of page
Buscar
  • Foto del escritorNatalia Boffi

La importancia de nuestro Sistema digestivo



Como bien dijo Hipócrates "Toda enfermedad comienza en el intestino" y podria decir que tan sólo desde hace al menos 15 años que el sistema de salud se han comenzado a tomar en serio esta frase, increíble no?


Un intestino en desequilibrio puede ser factor de muchas enfermedades crónicas actuales (gastrointestinales, dermatológicas, orales, pediátrica y nutricionales).


Siempre el sistema digestivo ha sido un tema que me cautivó durante los años de estudio como asesora de salud tanto en Europa como en América.


Hace poco he tenido la oportunidad de profundizar en el tema junto a Seed University quienes para presentar su producto previamente te forma para realmente comprender las ventajas del consumo del mismo.

La ciencia de los pre y probióticos exige precisión. En colaboración con científicos líderes y socios de investigación de todo el mundo, Seed® desarrolla un producto respaldado por investigaciones para obtener resultados en la salud gastrointestinal, dermatológica, oral, pediátrica y nutricional.


Esto que les voy a contar ahora ha sido un punto muy importante al evaluar de recomendar este producto a mi comunidad. Seed® consta de un Consejo de Asesores Científico que está formado por científicos, investigadores, médicos y autores de los campos de la microbiología, la inmunología, la genética, la metabolómica, la gastroenterología, la pediatría, la biología molecular y la transcriptómica, incluidos los investigadores principales del Proyecto del Microbioma Humano del NIH. Dirigen laboratorios, enseñan en instituciones académicas de renombre mundial y tienen, entre ellas, más de 2800 publicaciones y más de 140 000 citas en revistas científicas y libros de texto revisados por pares.

DS-01™ comprende 24 cepas probióticas científicamente validadas con un prebiótico patentado que no fermenta. Esta fórmula innovadora se combina con innovaciones en la estabilización de probióticos y un sistema de liberación de precisión para administrar cepas a la parte inferior del intestino delgado para respaldar los beneficios sistémicos, incluida la salud digestiva, cardíaca, cutánea e intestinal. Yo lo estoy tomando hace ya un tiempo y enseguida he notado su eficacia en mi sistema digestivo.


Otro valor importante de este producto fué su sustentabilidad. Tenemos tan solo Un cuerpo y tenemos tan solo Una Tierra. Y la manera de trabajar de Seed® es que piensa en sistemas, desde sus prácticas hasta sus productos. Colaboran con innovadores de todo el mundo, investigan, prueban y diseñan continuamente con biomateriales y aplicaciones únicas de desechos reciclados.

Por ejemplo el packaging es 100% reciclable y las cápsulas vienen en frasco de vidrio que es posible de reutilizar porque se puede rellenar comprando tan solo las cápsulas. También viene con un envase de viaje, para transportar nuestros simbióticos con toda seguridad.

Fíjense en el detalle: La bandeja de base biológica está hecha de ingredientes renovables: almidón, fibras naturales y agua. Es reciclable, compostable en el hogar y se descompone en 90 días.

Muy fácil: Reducir. Reutilizar. Rellenar.


Otro punto que comparto con SeedLabs es que la salud no es solo humana, somos un microcosmos de la ecología de la Tierra. Y las investigaciones de SeedLabs abarcan ecosistemas más allá del cuerpo humano. Para ello fundaron SeedLabs para desarrollar aplicaciones novedosas de bacterias para mejorar la biodiversidad y recuperar ecosistemas afectados por la actividad humana. Por ejemplo se están haciendo aplicaciones para la Miel de abejas, Corales, Agricultura, Espacio, Biomateriales.


Ambos compartimos la misión de informar a las personas para mejorar su calidad de vida.

Somos el hogar de una comunidad de billones de microorganismos, incluidos 38 000 000 000 000 (eso es 38 billones) de bacterias, que viven dentro y sobre nuestro cuerpo. Las bacterias por sí solas representan el 50% del ser humano por recuento de células. Colectivamente, estos microorganismos componen su microbiota, y estos trillones de células microbianas y todos sus componentes y alrededores constituyen su microbioma. La mayoría de estos microbios residen en el tracto gastrointestinal, pero muchos otros viven en diversos lugares como la boca, la piel y las axilas, etc., cada uno con su propio microbioma único.


Entonces, ¿qué hacen exactamente las bacterias en nuestro cuerpo?


Bueno, en realidad, ¿qué es lo que no hacen? Casi no hay función en el cuerpo humano a la que nuestros simbiontes bacterianos y sus metabolitos no estén conectados.

Comencemos con lo que probablemente ya hayas escuchado: tu instinto. Trillones de bútil!rgo de nuestra pared epitelial y (en parte por la fuerza de su número) mantienen la integridad de la barrera intestinal (cf. foto), lo que dificulta la entrada de bacterias inhóspitas. Ayudan a mantener un ambiente ácido para disuadir a ciertas bacterias patógenas amantes de lo alcalino de echar raíces. Y ciertas bacterias incluso producen neurotransmisores que estimulan las contracciones de los músculos intestinales, sí, estamos hablando de caca (esta palabra te lleva un sitio, donde si te atreves puedes compartir tu caca para la ciencia y ayudar a cambiar el futuro de la salud intestuútil!.

Cuando comemos, ciertos genes microbianos codifican enzimas que descomponen los alimentos que de otro modo no podríamos: piensen en la fibra. A través de este proceso, las bacterias también producen subproductos de ácidos grasos de cadena corta, como el butirato, que alimentan las células que recubren el colon y fortalecen la mucosa intestinal protectora. El butirato, específicamente, tiene poderosos efectos antiinflamatorios más allá del intestino, reduciendo el estrés oxidativo (desequilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes desintoxicantes) y controlando la producción de células T reguladoras (las que ayudan a su cuerpo a defenderse de un intruso).

Más allá de esto, las bacterias también sintetizan vitaminas B esenciales y vitamina K, que nos defienden contra las cepas patógenas de E. coli y otros intrusos en el tracto urogenital, y equilibran el pH y protegen contra la levadura excesiva no deseada en el bioma vaginal. Su salud es fundamental para la salud de todo nuestro cuerpo, desde el corazón hasta la piel, el metabolismo y la función inmunitaria intestinal.


Todo esto para decir que nuestras bacterias juegan un papel increíblemente complejo y crítico para ayudarnos a prosperar.


Los científicos descubren constantemente nuevas asociaciones entre nuestra microbiota y nuestra salud.

Están surgiendo nuevos hallazgos alrededor del eje intestino-cerebro que indican que nuestra flora intestinal puede incluso afectar nuestro estado de ánimo, apetito, comportamiento y ritmo circadiano, funciones que pensábamos que estaban relegadas únicamente al cerebro, donde los microbios no parecen ser capaces de residir.


¿Todos nuestros microbios son iguales?


¡Para nada! Al igual que nuestro genoma, nuestro microbioma es único para cada uno. Y está cambiando, constantemente. Los factores externos como la dieta, el ejercicio, los medicamentos e incluso el sueño pueden afectar y alterar la composición de nuestro microbioma a diario.

Imaginen los ecosistemas de la Tierra como una analogía de nuestro propio mundo interior. Durante días, semanas, estaciones y años, puede haber diferentes tipos de árboles, plantas o animales en diferentes bosques, desiertos y océanos. Pero las funciones ecológicas que componen ese bosque y mantienen cada ecosistema próspero son continuas y conservadas. En otras palabras, nuestros microbiomas son muy diferentes entre sí, pero las funciones que mantienen para nuestra salud son relativamente similares. Cualesquiera que sean los microbios que existen dentro de nosotros, han evolucionado para estar allí.


Entonces, ¿cómo nos aseguramos de que nuestro microbioma está saludable?


Bueno, aquí está la cosa. No sabemos cómo es un microbioma saludable. Puede que nunca lo sepamos. Si bien sería notable decir 'te faltan Lactobacilli, aquí hay un suplemento', simplemente no es así como funciona la ciencia. El microbioma ideal probablemente no existe. Tan diversos como somos, también lo son nuestros microbiomas, y por una buena razón.

Lo que podemos preguntarnos es : ¿mis bacterias están trabajando de manera óptima con mi cuerpo para realizar las funciones críticas para mi salud? ¿Cómo puedo apoyar a mi microbioma en las decisiones diarias que tomo? ¿Estoy comiendo para mí o también para mis 38.000.000.000.000 bacterias dentro? ¿Debería incorporar probióticos y prebióticos a mi rutina?

El estudio del microbioma redefine radicalmente nuestro sentido de identidad. Donde antes nos creíamos completamente humanos, ahora sabemos que somos, de hecho, superorganismos, ecosistemas que caminan y hablan, mitad humanos, mitad bacterianos.


Esta es la nueva biología. Y esto exige un nuevo enfoque de la medicina, la higiene, la dieta y la salud.


Espero que esta información les sea util, si quieren aprovechar de un 15% de descuento para probar DS-01™ Daily Synbiotic hagan clic aquí y usen el código HEALTHYSTARTSHERE15 en el check out.


Gracias, gracias, gracias y no dejen de compartirlo con quien piensen le pueda ser util!



Seed® se distribuye tanto en EEUU como en Europa.












3 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page