top of page
Buscar
  • Foto del escritorNatalia Boffi

La higiene de vida y el sistema inmunitario (2da parte)

Actualizado: 10 ene

< You can translate this article with google translate: https://translate.google.com/#view=home&op=translate&sl=auto&tl=it >


La salud emocional y el sistema inmunitario


Hemos llegado a una parte tan importante como lo es la alimentation. Porque nuestra mente, nuestros pensamientos son los que dominan nuestras emociones y si no hay un equilibrio emocional es muy probable que haya enfermedad y esto qué significa? Que nuestros pensamientos tambien pueden debilitar el sistema inmunológico. Por eso digo es un factor más a tener en cuenta, muchas veces descuidado pero tan importante, porque de qué nos sirve alimentarnos bien, equilibrado, orgánico si al mismo tiempo alimentamos nuestra mente de pensamientos negativos que nos generaran, ansiedad, depresión, estrés, y nos enfermamos.

“La mente es mucho mas poderosa de lo que nosotros imaginamos” una frase que escuchamos siempre y con la cual asentimos con la cabeza, pero que les pregunto: realmente lo creemos?, nos creemos así de poderosos? Ahí está la diferencia. Tenemos que dejar de asentir con la cabeza y ahora pasar a la acción. El mundo, hoy más que nunca con el #COVID19 nos lo está pidiendo a gritos.

Hipócrates (460 a. C.- 370 a. C.), considerado el padre de la medicina, concibe al cuerpo como unidad funcional regulada por la psyché, del griego, el alma:

“El cuerpo humano es un todo, cuyas partes se interpenetran. El cuerpo tiene un elemento interior de cohesión, el alma; ella crece y disminuye, renace en cada instante hasta la muerte; es la gran parte orgánica del ser.” (Hipócrates)


El concepto holístico, que esta hoy tan de moda, está asociado al concepto “psicosomático” , concepto que proviene del griego psyché (alma) y soma (cuerpo). Grandes figuras filosóficas como Platón (428-347 a.C.) y Aristóteles (384-322 a.C.) también concebían en su momento la existencia de una unión entre el cuerpo y el alma y que la curación del cuerpo estaba relacionada con la curación del espíritu.

Más cercano a nuestros tiempos el Dr. Freud (1856-1939) dio relevancia a la influencia de los factores psíquicos en la aparición de síntomas somáticos.


Como decía Freud:

“Todos los estados anímicos son, en cierta medida, afectivos, y de ninguno están ausentes las exteriorizaciones corporales y la capacidad de alterar procesos físicos […] Cuando se formula un juicio sobre dolores corporales, es preciso tomar en cuenta su evidentísima dependencia de condiciones anímicas.”


Y a partir de ahí mucho autores han investigado sobre la relación entre las emociones y el estado físico. En el sistema holístico cuerpo-mente el factor mental o psíquico estaría relacionado con el concepto de estrés.


Actualmente, la labor de unión entre el mundo mental y el mundo físico está siendo consolidado por la Psiconeuroinmunología. Esta disciplina científica estudia en qué forma los impactos emocionales se traducen en síntomas físicos a través de nuestro sistema inmunológico, en estrecha colaboración con el sistema nervioso y el endocrino. «Somatizar» es manifestar un conflicto psíquico en un síntoma físico. La Psiconeuroinmunología es capaz de explicar la movilización energética que se lleva a cabo en el cuerpo cuando se produce un conflicto psíquico.


Enfocaré la relación de la salud emocional y el sistema inmunitario desde la Bioneuroemocion®, la metodología que me enseña a gestionar mis emociones, digo que me enseña, porque es un estilo de vida, uno no puede decir que gestiona las emociones, porque es un aprendizaje diario. Si podemos adquirir herramientas que nos permiten mejor gestionar nuestras emociones, pero como digo siempre es un constante “on the job training”, entonces la Bioneuroemocion® pone el foco de atención en el contenido psíquico al que señalan los síntomas. En este sentido, la manifestación física de un síntoma tiene un propósito y aguarda una información sobre el estado de conciencia de la persona que lo adolece. Por lo tanto, el lenguaje de los síntomas son pistas que nos permiten comprender los conflictos internos de una persona, y con las enfermedades adquieren un propósito y una intención.


Por lo tanto la Bioneuroemocion® puede llegar a ser un buen complemento que permita «humanizar» y arropar con más profundidad los métodos científicos propios del ámbito de la salud.

El síntoma es un indicador de que, desde un punto de vista psicológico, la persona ha perdido el equilibrio en su conciencia. El síntoma es considerado desde la Bioneuroemoción® como una puerta de acceso a una información que permanece inconsciente para la persona que lo sufre. El desequilibrio en la conciencia del individuo se produce cuando, de forma persistente, se rechaza una parte de nuestro ser y se esconde en la sombra. A base de hacer querer desaparecer una parte de nuestra psique, ésta buscará una salida por otros medios y, forzosamente, se hará visible en nuestro cuerpo en forma de síntoma. La enfermedad se relaciona a nivel psíquico con un posicionamiento excesivamente rígido en una de las polaridades. Cuanto más extremado sea nuestro posicionamiento a lo largo del tiempo, más probabilidades hay que el cuerpo «saque a la luz» la polaridad que estamos intentando eliminar.


La salud, en términos psicoanalíticos, sólo puede lograrse mediante la reconciliación de los opuestos en nuestra mente.

Un síntoma será un indicador de que necesitamos ampliar la conciencia para volver a estar en equilibrio.

Puesto que el síntoma se vincula con una parte de nuestra psique que hemos rechazado como propia, la persona que sufre un síntoma es víctima y victimario de sí mismo a la vez. En la medida que acepte de nuevo su sombra como parte de su persona, en esa misma medida favorecerá su bienestar físico y mental.


Según el físico D. Hawkins:

"Lo que se mantiene en la mente tiende a manifestarse, incluyendo las creencias inconscientes. [...] Toda la programación negativa y el condicionamiento temeroso estaba en la mente y el cuerpo obedecía a la mente. Esta ley de la conciencia revocó la paranoia en espiral. A medida que cada creencia interna era observada y entregada, todas las reacciones corporales negativas, las enfermedades y los síntomas desaparecieron. En otras palabras, no era la hiedra venenosa lo que causaba la reacción alérgica, sino la creencia de la mente de que la hiedra venenosa era un alérgeno. A medida que la mente dejaba su programación, las reacciones del cuerpo se liberaron.”


Con lo cual , existe una interrelación entre la salud física y la ampliación de la conciencia.

Entonces el sistema inmunitario es el responsable de defender el organismo frente a los agentes invasores.

El estrés tiene una influencia directa sobre el comportamiento del sistema inmunitario. tienen un efecto particular sobre el sistema inmunológico. Los primeros minutos después de la aparición de un estrés, sea físico o psicológico, el sistema inmunológico se ve reforzado, principalmente la inmunidad innata que es la que proporciona defensas inmediatas ante el microorganismo invasor.


No obstante, cuando el estrés se prolonga más tiempo, sobre una hora aproximadamente, la función inmune se desactiva. Si en este momento, el agente estresante desaparece, esta desactivación lleva al sistema inmune a su funcionamiento inicial, con lo cual, se habrá conseguido un incremento de la inmunidad del individuo durante el proceso de estrés y una vuelta posterior al punto de origen. Sin embargo, si el agente estresante sigue activo o el individuo está expuesto a una alta concentración de glucocorticoides, el sistema inmune cae hasta valores en las que se suprime la función inmune. Es decir, si el estrés se vuelve crónico, el sistema inmunológico se desploma.


El sentido biológico del sistema inmune distingue lo propio de lo extraño. Simbólicamente, mantiene nuestra identidad. Cuando el sistema se ataca a sí mismo es porque no puede distinguir entre lo que es yo y lo que no es yo, como alguien que no sabe poner sus límites y acaba actuando de una forma “extraña” a su propia esencia, a su propia definición de “yo”.

Luego de esta vasta introducción entre la relación de nuestras emociones y el sistema inmunitario les voy a dejar algunos consejos para ayudar a nuestro sistema inmunitario a estar bien fuerte desde la gestion de nuestras emociones:


  • Hacer ejercicio, nos ayuda a oxigenar la sangre, contribuye a establecer un bienestar mental, mejorando la autonomía de la persona, la memoria, la rapidez de ideas promoviendo sensaciones como el optimismo o la euforia, mejora la autoestima de las personas, lo que produce beneficios en diferentes enfermedades, como también ayuda al carácter, la disciplina y a la toma de decisiones en la vida cotidiana. Muchos habrán observado la diferencia en el estado anímico antes y después de hacer ejercicio. Cuantos me dice “en el gimnasio descargo todo el estrés acumulado en el trabajo”, y es así, el ejercicio nos ayuda a darle salida al estrés negativo, aquel que debilita nuestro sistema inmunitario.

Cuando hablo de hacer ejercicio, hablo de la base de 30 minutos diarios, por ejemplo salir a caminar, no a mirar vidrieras, en lo posible en contacto con la naturaleza. Pero sin juicio, cada uno sabe lo que es necesario para su bienestar, hay gente que es sumamente feliz corriendo maratones, pero yo por ejemplo sólo camino kms por día y soy tan feliz! Con lo cual aprendamos a no medirnos con respecto a lo que el otro hace si no respecto a lo que nos hace realmente felices y bien a nosotros. También me encanta hacer yoga (el saludo al sol) por la mañana cuando me levanto, me ayuda a activar el cuerpo, despertarlo dulcemente. Luego de hacer ejercicio una buena ducha, terminándola con una ducha de agua fría, nos ayudará a mantener activo y fuerte el sistema inmunológico.


  • Observar, estamos constantemente reaccionando ante la vida, y casi nunca hacemos un alto para ponernos en modo observador y no protagonista. Qué significa ponerse en modo observador? Seria como si en lugar de estar en la película, nos pusiéramos a verla. En nuestras relaciones interpersonales, en casa o fuera, siempre somos protagonista de lo que nos está pasando, y reaccionando con emociones. Y está bien porque fuimos programados de este modo, no podemos ir contra ello, pero sí podemos hacer un alto e indagar sobre las emociones que afloran en ciertos ambientes emocionales y a partir de ahí entender esas reacciones inconscientes. En Bioneuroemoción® lo llamamos hacer consciente el inconsciente, y lo que se hace en una sesión de Bioneuroemoción®. Ponerse en modo observador es un hábito, no es algo que de un día para el otro se logra, sino mas bien a prueba y error. Y lo bueno es que con el tiempo van viendo que no hay errores si no experiencias… pero bueno no nos adelantemos…


  • Respirar, ¿Practicas los beneficios de la respiración? La respiración es una herramienta poderosísima que nos acompaña a cada instante, que nos mantiene en vida, y que tanto ignoramos. Cuando estamos nerviosos nos dicen, respira hondo, y sabemos por qué? Respirar no sólo es una actividad esencial que permite la entrada de oxígeno al cuerpo y la salida de dióxido de carbono. Gracias a la respiración podemos tener energía y logramos llevar a cabo nuestra alimentación y nuestra vida diaria de una manera saludable. Emma Barthe, psicóloga especialista en bioinformación, afirma que podemos fortalecer nosotros mismos el sistema inmunitario con algunas prácticas. La respiración diafragmática es una, y potentísima! ¿Sabías que rebaja súbitamente la frecuencia eléctrica de tu cerebro en varios hertzios? Es sanísimimo porque nos sosiega, y así dejamos de producir endorfinas que estresan y lesionan nuestro sistema inmunitario. Nos anima a practicar este tipo de respiración para equilibrar todas nuestras variables fisiológica y nuestras emociones. ¡Es pura salud! La respiración, además, es la base de la meditación. Es beneficiosa para relajar la mente. Es recomendable practicarla cada día a la misma hora para crear una rutina. ¿Cómo podemos hacerlo? los expertos lo llaman: 3-6-9 y aquí unas instrucciones: Siéntate y cierra los ojos. Coloca una mano sobre el vientre, para notar cómo el aire entra y sale. Y ahora, inspira aire por la nariz durante seis segundos, dirigiéndolo al vientre. Nota cómo tu mano sube y retén el aire durante tres segundos. Y ahora espíralo por la boca durante nueve segundos y deja pasar tres segundos sin aire. Y vuelve a inspirar aire, profunda y lentamente, durante seis segundos. Para recuperar el equilibrio, disminuir el stress durante una jornada yo lo recomiendo hacer 3 veces al día 5 minutos.


  • Reír, la risa en muy contagiosa y hay estudios científicos que demuestran que pacientes que se rien durante sus tratamientos o convalecencias se recuperan mucho más rápido que aquellos que no, comparando pacientes con el mismo nivel de enfermedad y tratamiento. Con lo cual, gente linda, a reír se ha dicho! A parte es contagiosa, recuerdo un video que daba vueltas por los medios, donde un chico se subía al subte y empezaba a reírse a carcajadas contagiando a todo el vagón. La risa tiene un efecto terapéutico. No es la risa del loco, o del tonto que no sabe tomarse nada en serio. Es la risa sana, que contagia, que se propaga como virus (para seguir en tema), la que compartimos entre todos, incluso en estos días difíciles y sin precedentes. Un buen ejercicio es tomar consciencia de las cosas que nos hacen reír durante el día, agradecerlas y compartir aquello que me ha causado gracia con alguien. Si nos damos cuenta que durante el día no hemos realmente reído, o suficientemente reído, busquen algún stand up que les haga reír, una película cómica, o serie cómica, y no olviden que terminar el día con una sonrisa es muy regenerador. Pruébalo y si quieres me dejas algún comentario de como te fue. Parafraseando a Enric Corbera, les digo “no me crean, mas bien pónganlo en practica y compruébenlo ustedes mismos”


  • Leer a grandes maestros, como Anthony de Melo, Jesus Cristo, Budha, LaoTse, Krishnamurti, Un curso de Milagros, en la Luz de la verdad: el mensaje del Grial y otros, busquen aquello que resuene con ustedes, no solo porque alguien se los ha recomendado, “todos los caminos llegan a Roma” y todos hablan de la maravillosa Conciencia de unidad, Todos hacemos parte de TODO. Y cuando realmente nos sentimos parte de todo y no separados del otro (como es nuestra realidad dual) nuestra manera de percibir el mundo cambia y por ende nuestras emociones también. Tambien pueden comenzar por maestros terrenales que hacen de puente y nos ayudan a canalizar mejor la información de grandes maestros, en mi caso me han inspirado mucho: Suzanne Powell®, Enric Corbra®, Joe Dispenza, Sergi Torres, Echart Tolle, Bryon Katie …Todos ellos nos ayudan a utilizar las leyes naturales como herramientas que tenemos disponibles pero que no las vemos por el ruido que tenemos en nuestra sociedad de hoy, y nos re-enseñan a vivir una vida en función a estas leyes que están en equilibrio con nuestra Madre Tierra (Gaia) y no las que nos inventamos nosotros, que están destruyendo nuestro hogar común, Gaia.


Para mayor información no duden en contactarme dejando un mensaje en contacto de la Web https://www.healthystartshere.online


Referencias:


47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Коментарі


bottom of page