top of page
Buscar
  • Foto del escritorNatalia Boffi

Desafiando creencias limitantes

Querida comunidad, hoy quiero compartir con ustedes algo que hace tiempo gira y gira en mi cabeza sobre este tema y tengo una experiencia fresca relacionada con las creencias limitantes.

Primero voy a explicar brevemente qué quiero decir con creencia limitante, para mi es una idea o pensamiento arraigado en la mente de una persona que limita su percepción de sí misma y su capacidad para lograr ciertas cosas en la vida.

Estas creencias son generalmente negativas y autodestructivas, y pueden surgir a partir de experiencias pasadas, mensajes recibidos durante la infancia, influencias culturales o sociales, entre otros factores.

Las creencias limitantes actúan como barreras mentales que impiden a una persona alcanzar su máximo potencial. Pueden afectar diferentes áreas de la vida, como las relaciones personales, el trabajo, el éxito financiero, la salud, y más.

Yo hoy les voy a hablar de una creencia limitante muy frecuente en las relaciones personales como es la relación con la suegra.


Me encantaría saber cual es el primer pensamiento que les surge cuando escuchan la palabra SUEGRA, los leo en comentarios.


En función a mi influencia cultural, social la palabra suegra es una palabra de por si oscura, de alerta, atención con quien está detrás de esta palabra, sin embargo al aprender el francés esta palabra suegra se dice “belle mère“, “bella mamá” no crecí en esta cultura pero me imagino que tan solo por dirigirse a la suegra como una bella mamá tienen ya un pensamiento más positivo al respecto con lo cual una percepción de esta persona diferente.

Ahora me cierra por qué a mi suegra le gusta más que le digan “belle mére” que suegra :-)


Esto tampoco es para generalizar, creo que algunos tenemos más suerte que otros con respecto a la bella mamá que nos toca :-) pero creo que la clave está en la percepción que tenemos del otro y observar la relación que se tiene y como se puede mejorar para que sea beneficioso para ambos. A lo que te resistes persistes dicen por ahí.


Hace unas semanas nos tocó quedarnos en casa mi bella mama, mi hija, una amiga y Malu (nuestro perro). Mi bella mamá y yo nos entusiasmamos con organizar un viajecito todos juntos, a la costa pacifica de Oregon por un fin de semana largo. Muy contentas fuimos a presentarlo a mi hija y amiga (17 y 16 años) y nos sacaron volando, muchas excusas ....mi bella mamá y yo no lo podíamos creer, pero decidimos modificar un tanto nuestro viaje y hacer una salida a visitar una ciudad, Portland, OR a 3h de Seattle, WA, por el dia, las dos solas, suegra y nuera, aunque muchos no lo crean posible.

Salimos temprano y a nuestra sorpresa el coche eléctrico no se había cargado al 100%, con lo cual nos obligó a hacer una parada antes de llegar a Portland. Ningún estrés a ambas nos gusta el café así que ya teníamos programa para la parada, durante el viaje hablamos, escuchamos musica, disfrutamos mucho del paisaje...

Como podrán ver en las fotos, no la pasamos tan mal.... Descubrimos una librería de una manzana y 3 pisos. Entendí por qué mi marido es adicto a las compras ... para mi bella mama siempre había algo que necesitaba o estaba muuuuuy conveniente :-)

Caminamos bastante, pero al ritmo de la bella mamá y eso me permitió valorar la ciudad de un modo mas presente y no tan apresurado, una gran oportunidad.

Almorzamos comida griega, una delicia, y como los platos en USA son siempre enooooooooormes (después se preguntan

por qué hay tanta obesidad en el país) compartimos uno y felices las dos con nuestra elección.

Hacía calor y teníamos sed y descubrimos un agua con limón, tomillo y menta fresca que seguimos preparando en casa.

Salimos del almuerzo a buscar un cafecito, ella un largo espresso con canela y yo un latte con canela, no podia falta un chocolate 70% que fue una delicia, por suerte le hice caso a la bella mamá y compramos dos tabletas no solo una como yo había propuesto al inicio.

De allí buscamos el coche, eso fue un poco una odisea, yo y mi sentido de la orientación... la bella mamá me tuvo paciencia, al menos no se quejó :-)

Con el coche fuimos a nuestra penultima parada antes de volver a Seattle, un Rosedal, un parque de rosas que es un sueño, no pueden deja de ir si algún día están por Portland, OR.

Las imágenes y olores de esa tarde no me los olvidaré jamás y cuantas cositas compramos en ese gift shop, porque parece que es un poco contagioso esto de necesitar comprar jajajaja.

Antes de volver pasamos por un local que les dejo descubrir en las fotos...Oregon se caracteriza por no tener impiestos con lo cual algunas cosas son mas convenientes comprarlas allí. Lo qué compramos no entra en mis recomendaciones de buenos hábitos pero “el que esté libre de pecado que tire la primer piedra”.

Fue muy gracioso porque las dos parecíamos en una juguetería jajajaja.


Volvimos a casa felices, renovadas, contentas de haber hecho la experiencia y charlando sobre este tema que les estoy presentando aquí y llegamos a la conclusion de que cuantas cosas uno se pierde por estas creencias limitantes, cuanto uno gana cuando decide desafiarlas.


Estas creencias negativas pueden afectar la autoestima, la confianza y la toma de decisiones de una persona, limitando así sus oportunidades y posibilidades de crecimiento personal.


Identificar y superar las creencias limitantes es un paso importante para empoderarse y alcanzar metas y sueños. El proceso puede implicar el autoanálisis, el trabajo con un terapeuta o coach, la reevaluación de las experiencias pasadas y la adopción de nuevas creencias más positivas y constructivas.


Se imaginan que si mi suegra o yo nos hubiésemos quedado con la creencia limitante que nuera-suegra no es buena combinación, nos hubiéramos perdido una maravillosa oportunidad de ambas desafiar esa creencia limitante, conocernos más y conocer una ciudad hermosa.


Gracias por llegar al final!


Déjame tu comentario sobre tu propia experiencia con alguna creencia limitante 😉




15 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 Comments


Sandra Boffi
Sandra Boffi
Jul 26, 2023

Hermosa experiencia!!! Yo no me puedo quejar. Mi suegra siempre fue una segunda mamá, ya que la mía estaba lejos. Cariñosa, más que con su propio hijo. Hemos realizado salidas cortas y no tan cortas, compartimos fines de semanas largos en casa y siempre la mejor!!!! Muchas veces mucho mejor que con mi propia madre. Con respecto a las ideas o pensamientos limitantes, muchas veces son hábitos adquiridos conscientes e inconscientemente por lo tanto hay que desaprenderlos. Tarea no tan simple pero de grandes beneficios comprobables!!

Amo leerte hermanita de mi corazón!!! Qué sigan los disfrutes!!! Te quiero u te extraño mucho!!!!🫶🏼😘😘

Like
Natalia Boffi
Natalia Boffi
Jul 26, 2023
Replying to

Gracias San por tu comentario 🙏🏽❤️

Like
bottom of page